Himnos por el amor de las amigas

Himnos por el amor

de las amigas

            y el sol de lluvia cambió de estado de ánimo,

            desordenó su propósito

y desató una lluvia de fuego

contra el mundo.

Enrique González Rojo Arthur: TERCERO SOL

A sus linderos,

salpicadero de voces en ráfaga

le alcanzan los gemelos de las pantorrillas,

pero ni a sus talones llegan.

 

Su andar lleva la premura

de sus caderas libertas

que tañen y tallan por un vibrar esbelto,

menos hosco y sin las ataduras

de las guerras por la ajena,

las que marcan con semen

los territorios y tatúan

la mirada de mujeres,

advertidas a gritos

que de ellos son o de nadie.

La cadencia de su cuerpo

sacude el ánimo de los volcanes

y de los miembros más inflamables

del ejército de urgidos.

Y aun así -porque ella lo sabe-

prefiere las vasijas de dos bocas,

su fluir de ríos,

la percusión con ecos del gemido

de los dedos al arpa en un sostenuto

y lo que las dulces lenguas digan.

Va a verse en ojos vista, -a mirarse

dilatadamente- con sus amigas,

sabe que ahí no será la poseída,

ni la intercambiada por mercancías,

será adornada no con gladiolos

sino con azucenas

y prevé que sus mejillas brillarán,

bruñidas por regocijos, regazos y jugueteos.

Adelante, hermana amiga,

muy amada ama de tu cuerpo amante.

La consigna es:

“Libre, linda y loca, no sumisa ni devota”

No obstante admite exponer mi ofrenda:

si luego de tu amistad, Amor brincos diera,

hazme saber si aún consiguiera ser contigo

el como quieras quiero,

sin el rito impuesto por padres beatos

de un ying por cada yang, ni del ojo por ojo

sino el más libre de lengua por yegua.

 

Ricardo Landa, 7 de noviembre de 2008

Imágenes: Safo de Lesbos; Otto Mueller: dos desnudos; Eguez, mujeres; Clarke: gladiolas; Steve Richard  y  Mamille: el espejo, los espejos.

Anuncios

Cabelleras

Cabelleras

alazanas

1

La de la de aquella yegua

aquella alazana

que ganaba triunfos para su jinete

y le enjugaba el sudor

y le cubría el miedo

no de ganar

sino de bajarse de ella.

2

danielle boodo earth aflame

La de la muchacha morena

Que me rebasa

Huyendo del tiempo

Casi me tumba

Abriendo un canal al horizonte

Al ritmo de sus muslos fuertes

Y sus caderas galopantes

Deja retumbos en este vació

De mi pecho

Porque mi corazón se fue tras ella.

3

paul de luna el cuello 1280

La que peinaba en las madrugadas

Contándole cuentos y mitos

Como el de la cabellera de humo

Que tenía mi abuela

Y la cabellera de fuego

Que una noche oscura

Encendió mi cama.

4

Maldonado oscuro nacimiento

De la que al irse

se llevó con ella

mi saber

mi valor

la luz

mi imantado sentimiento

Aunque me dejó su estela

y cuando logro dormir

me cuelgo de ella

para volar lejos

del sol que me avergüenza

y de la luna que me apena.

5

Como bueyes cansados

el dolor y el querer del que abusa

van uncidos a las cabelleras:

te quiero por tu pelo (fetiche)

sin tu pelo (pensante y libre)

¿ya no te quiero?

frida kahlo pelocorto

Ricardo Landa, 1 de abril de 2013.

Imágenes: 1: Alazanas; 2: Danielle-boodo earth aflame; 3: Paul de Luna, El cuello; 4: Fernando Maldonado, Oscuro nacimiento; 5: Frida Kahlo, Pelo corto; 6: Paul Gauguin, Contes barbares mahus de Polinesia.

Paul_Gauguin-Contes-barbares-Mahus-de-Polynésie-