Fisuras y Juntamientos

Fisuras y juntamientos

El placer del texto es ese momento

 en que mi cuerpo comienza a seguir sus propias ideas

–pues mi cuerpo no tiene las mismas ideas que yo.

Roland Barthes: El placer del texto

Juntamientos

Arcipreste de Ita: El libro del buen amor

04vang11

*

Aquí estamos: cenizas que la erupción dispersa entre las sábanas.

*

Enrojecidos, los gritos, las banderas, los lanzallamas y las molotov:

también los pómulos de la comunera. pina_wenders_bild4-534x348_opt_opt

*

En la frase más antigua del amor galante/ irrumpes/ gota de sal entre tus pechos.

*

El papel y la tinta turquesa del plumón delgado que subraya

el empinado júbilo de amarte.

*

¡Cómo despreciar el contexto! Cuerpos adheridos/ concentrados en un ya basta rabioso y festivo/ Pero valen también las contingencias:/ el frío, la noche,  las fogatas y las ganas que traíamos escapándose de las mochilas.

cuerpos

*

Tintinea al interior de esta mancha de tinta la palabra no dicha/y es la que piensas.

*

El placer de su boca/cultura con que emboca ¿Y el goce? El brío con que invoca que le diga sí/ sí admito mis confines.

*

Y si digo sí  sí es y será sí/ aunque por hábito lo niegue.

*

Y donde él pone la mano y anuncia/

la virgen  en su dulzura /simulará la irritación

de saberlo sólo un ángel de amplias alas.

angel de alas blancas

*

Si de vernos destruiríamos nuestra imagen /mejor/ vernos aquí /en el perfecto espejo que nos guarda.

*

Destruye el espejo/en sus fisuras/

sangra el goce de no vernos.

la-camara-lucid-roland-barthes-1-638

*

Escribí amantes separados… es un error: amantes separa  dos… o simplemente amantes.

*

Su piel no suaviza/endurece y suaviza.

*

Somos destruidos en la gratuidad de la muerte

y en el oneroso costo del placer.

*

Leanlasfisuras/como el  pájaro/ p i c o t e a  s u  a l p i s t e .

Cómo pajareando,

lean.

souichi furusho

*

Les chupaba  /con ternura y vicio/ el meñique izquierdo

Y

Se

Iban

Al

Sumidero

Insondable.

*

Y en sus pantalones de mezclilla (ajados) lustrosos/y untados a sus piernas,

un segmento de la piel de los muslos.

EKO-EX-LIBRIS-Roland-Barthes

*

Propaganda y sus adictos: pide más el beodo al despertar con el rostro hundido en su veneno.

*

Ella no camina/tantea/ como cuando busca el botón los ojales /y yo me enhebro.

*

Su cintura y el golpe de caderas

A su paso

En la bahía

Pleonasmo redundancias

Exceso de cobijo a bravuras oceánicas.

Cuba-IsabelMunoz_SeriedanzaCubana_1995

*

Ah devenir

Ha de venir

Ah de venir.

*

Besos/bombas de potasio/los cuerpos ruborosos / amadores /arden las venas /queman la cúpula del abdomen/No paran de besarse.

 

Ricardo Antonio Landa, 10 de enero de 2015:

Imágenes: 1, Van gogh. 2, Ballet de Pina bausch y cinematografía de Win Wenders. 3, Cuerpos desenfocados. 4, Foto  de ángel de blancas alas. 5, fotoseleccionada en La cámara lúcida de Roland Barthes. 6,  Foto de Souchi Furusho. 7, EX LIBRIS, cartón de EKO para Roland Barthes. 8,  Isabel Muñoz, foto de la serie danza cubana. ), Imagen doble de ilustración dell Libro del buen amor de Arcipreste de Ita

Sin títuloli buen amor doble

Anuncios

UNA GOTA INTENSA

UNA GOTA INTENSA 

 

Que será de ti con tanta lluvia
Cómo hacer que ya no llueva
y que te seques las lágrimas
de los zapatos
para no resfriar el alma
 
Cómo tener seguridad
que pasarás el puente
Quizás poco a poco
ten calma
Detente en la cuerda
de nuestros brazos
Cuenta bien los pasos y llega
acá  te seguimos esperando
tus amigos de terca pasión intrépida
y tus compañeras humildes que mejor resisten
Ambos besan cantando esperanzas y futuros
al cielo estrellado a los lagos y tierras yermas
para que no te llueva soledad
para que no te llueva sol
para que no te llueva
para que no
para que
para
par 
  a
RL = Ricardo Landa, agosto de 2008.
Imágenes: Vicente Rojo: Large, Lluvia sobre México 1 y 2.

ASOMBROS

ASOMBROS

I
Rasposa la voz del capitán del Zeppelín
acompaña mi asombro ante la foto del día:
las cuatrocientas mil voces en Bonn
contra el neoliberal
alargamiento de su muerte en el trabajo.
 
La guitarra de Page parece leer la manta alemana:
En Inglaterra asesinan a las vacas,
en Alemania al Estado social.
Descubro al centro del disco compacto
tus manos con inscripciones egipcias hasta en las uñas.
 
Esas manos anuncian el fin del “fin de la historia”,
profetizan urbes tomadas por otras ciudades,
que se levantan sobre aquel poder ensimismado,
roto por el wah wah eléctrico de Plant
quien convoca a la recuperación de los cielos
con la fuerza infernal de los trabajadores.
 
Después, el baile con las cuerdas del Marrakech
impulsa a tus manos a amoldar el escenario,
tus pulseras y anillos alumbran el camino.
 
¿Anuncias un nuevo mundo en tus dedos tatuados?
Versión 1995, asombrado ante el dúo de Jimmy Page y Robert Plant.
 
II
 
Raspa la voz del capitán del Zeppelín
y comparte mi asombro ante la foto del día:
las ochocientas mil voces en Atenas, Barcelona y París
contra el neoliberal
alargamiento de su muerte en el trabajo.
 
La guitarra de Page reproduce la pantalla de noticias:
En Arkansas y Estocolmo asesinan a los mirlos.
En España, Grecia y el mundo matan al pensionado social.
Descubro al centro del disco compacto
tus manos con inscripciones palestinas hasta en las uñas.
 
Esas manos anuncian el fin de la “globalización del miedo”,
profetizan urbes tomadas desde los suburbios,
que se levantan sobre el poder ensimismado,
roto por el wah wah electrónico de Page y el grito de Plant
convocan a la construcción de  cielos nuevos
con la fuerza infernal de los pueblos.
 
Después, el baile con las cuerdas tunecinas, egipcias,
saharahuies, palestinas, chilenas,
incita a tus manos a alterar el escenario.
Tus pulseras y anillos  llevan el ámbar rojo que alumbra mil senderos.
Anuncian mundos otros tus dedos tatuados.
Versión 2011, corregida en febrero de 2012. Asombrado ante el coro de plazas del sol al wall street, de sintagma a tahrir, pequeñas para tanto pueblo.
RL = Ricardo Landa, 4 de febrero de 2012. Imágenes: mujer marroquí con manos tatuadas; portada y contraportada de No Quarter de Jimmy Page y Robert Plant; y diseño de tatuajes de manos de Hanna.

Traigo en el pecho

 

Traigo en el pecho
la casa en que me nació
la palabra saudades,
las ventanas desde donde avisté
mujeres maravillosas,
los cuentos de Calleja
y los de mi abuela,
el ropero alto
guardián de las invenciones
y de mis pesadillas,
la mesa limpia de migajas
a la que ya no encuentro,
las voces y las cuerdas
donde trepidan tantos nombres,
las espaldas de quienes tercos
no quisieron verme,
la cápsula del ánimo
que me compromete con el día,
muchos estornudos,
toses y suspiros,
algunos kilos de sonrisas
y una abrumadora nube de llantos.

Traigo convocatorias a fantasmas
que no vinieron ni a asustarme
ni a envolverme.
Traigo cientos de miles de hubieras
y unos cuantos
ya fue, ya estuvo.

Ya no le caben huecos
aunque se le acomoden en racimos,
quizás sufre de hinchazones
pues le crecen las inquietudes.

Derrama las injusticias,
trae esperanzas sin adornos
y me ve desesperanzado cuando aúllo.

Es una cesta de flores,
un cántaro con dos bocas
para silencios y retumbos,
un brasero colmado de cenizas
al que le queda un fueguito
que enciende ocasos
y calienta los linderos del insomnio.

Traigo en él cartas mágicas
para burlar la muerte,
juegos de sortilegios
para cicatrizar heridas
y devolverle giros al planeta,
para que no se canse el trompo,
para que lata sin marcapaso,
para que recuerde lo que es resistir
en tierra ajena
entre lastimosas, desmayadas
y desteñidas memorias.

Traigo en el corazón
un nudo de vestigios
para seguir el viaje
y un pensamiento breve:

Al horizonte llevan mil veredas,
lo que cuenta es andar por algunas
con la táctica del pájaro
que abre, cuando se pierde,
su cofrecito de deseos.

RL = Ricardo Landa, 23 de junio de 2010.Imagen: Plumas de Ana Landa. “Arbolito cantador” de la red.

Rizando la tristeza

Rizando la tristeza

El poema decide que la palabra decida, ella,

la fugitiva.

Juan Gelman: ¿Cómo es?

La noche quemada

hecha de briznas

que condensó

el frio

silencio / testigo

del incendio

de las mariposas/

del acallar la voz

de las estrellas/

del secretear sus brillos

y apagar el latido

ruidoso de las ansias//

Noche quemada

hecha de briznas

que condensó

el silencio

de mariposas frias.

 

RL = Ricardo Landa, 13 de enero de 2012.

Obra de Paul Villinski, Mariposas.

El corazón

El corazón

 

 

                       “vale para toda clase de movimientos y de deseos”

Roland Barthes

Con el corazón se desea:

henchido, se entrega como una nube de panes,

desfallecido es un teléfono de urgencias,

se parece al pene y a la vulva,

sangra, se humedece, late, penetra y es penetrado,

etcétera…

Con el corazón se lleva un cofre de inquietudes:

¿Qué harán con mi deseo, cuántos callejones

amenazan mis sueños,  habrán notado cómo salta,

estará despierto cuando ella regrese…?

Y es que la psiquis y el amor pasan jugando sobre él

por el camino, mientras anochece,

y lo pisan quebrándole brazos y piernas.

Creemos haberlo dado

una y otra vez, aunque reprimimos

el recuerdo de cuándo y cómo nos fue devuelto.

Sus restos, sus ruinas, su cristalería desecha,

parecen ser todo lo que nos queda a los oprimidos.

Luego se reconstruye en el mundo de los intercambios

a cuyo mercado uno va vendiendo sus fragmentos.

Es como la fuerza de trabajo que Marx vio:

creador de valores que no se le pagan por entero,

hace la riqueza del mundo, “no lo sabe pero lo hace”.

Con el corazón uno tiene su preso político

y lo castiga a un confinamiento indigno

por considerarlo peligroso

ante las buenas conciencias y los estados de locura

que provoca cuando se manifiesta por las calles.

Ahora que alguien se fue,

que no se sabe si volverá,

se siente cómo se detiene, que su relojería

perdió la energía y es despreciado.

Entonces es mejor gritar para que lo sacuda

el deseo, para que lo embriague de coñac

la luna más roja de los amantes

y se descongele. Aunque si no late ese que muere,

“¿Cuál quiere usted? ¿El mío?”

 

RL = Ricardo Landa, 2003. Imágenes: Psiquis y Eros, internet; Akai: Fuji.

En memoria de una señora desprevenida

En memoria de una señora desprevenida

En mis ratos de ocio
sin desahucio
me salen estas cosas,
si ya no del corazón
ese arrogante musculoso,
sí del lóbulo más rojo
de la memoria
esa señora vaga desprevenida
que se me pierde
con las llaves
de la certeza
y me deja
ante la vida
con el párpado insomne
y la lengua de fuera.

RL: Ricardo Landa: 17 de enero de 2012. Grabado: Ojo de Escher, 1946.