En el umbral del aire te amo

En el umbral del aire te amo

Te amo entre la sombra,

escondido de tu mirada,

apretado en el hueco

donde tú me colmas.

Amarte entre mis manos

torpes, oxidadas por labores necias,

te ha herido la epidermis,

te ha escoriado la sonrisa.

Por eso he vuelto de callarme.

Evito el abra de tus sensaciones,

imagino que me consientes

de manera profunda y sin linderos.

Tu adiós lacró mi boca.

Lejano -como si mis besos

te contrajeran el útero,

y lo soltaran suavemente-,

ideo lenguas para enamoriscarte.

Así te amo, sin foros,

estoy cierto de amarte clandestino.

Es humilde mi audacia:

no brillo y sólo tú te enteras.

No saldré en tus fotos

ni tienes de qué avergonzarte.

Silbo al ánfora de tu vientre amor,

huelo el aire de tu música por dentro.

Ricardo Antonio Landa, noviembre de 2008.

Imágenes: Mariposa de cristal; Fotografía de Flor Garduño: Mujer desnuda; dos pinturas eróticas en Las Termas de Pompeya

(murmullos del eco)

Esta galería contiene 5 fotos

(murmullos del eco)   De vocales está hecho el amor de boca en boca abiertas oreadas en el toma y daca de las lenguas que enlazan la llovizna de saliva celeste  Quien ama aúlla oye en el río la fluida andanada de vida huele el aire peregrinándole las arterias  Quien es abandonado y ama/ se […]

Tu voto:

 Las manos sobre el rostro

 Las manos sobre el rostro

1

Las manos sobre el rostro

Otro sol apagado

La máscara triste

La avergonzada

La que vela la mueca

La horrorosa mueca del dolor

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es el-lector-ofder.jpg

2

Las manos sobre el rostro

Carga de dedos, uñas, nudillos,

Surcos en la cara, no arrugas.

Un panal de carne sobre la luna

3

Las manos sobre el rostro

Escondites ante la crueldad de las miradas

De las burlas que golpean

De los acosos y seducciones

De juicios fatales y desprecios mustios

4

Las manos sobre el rostro

Para que no se venga al suelo

Para detener los ojos y su llanto

Para recoger esa humedad y volvérsela a beber.

Aún así gotea la herida.

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es oswaldo-guayasamin-el-pintor-del-llanto-la-ira-y-la-ternura.jpeg

5

Las manos sobre el rostro

Para dormir en ellas sin deseo de despertar

Para vaciar ahí las pesadillas.

Un refugio adolorido.

6

Las manos sobre el rostro

Diques a la desesperación

Frenos al coraje que enrojece

A la impotencia del que se ahoga.

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es 7-actividades-que-activan-las-hormonas-de-la-felicidad.jpeg

7

Las manos sobre el rostro

Para convertirse en invisible

Intocable inabarcable.

8

Las manos sobre el rostro

Defensa del momento en que se va la vida.

Las levantas y dejan cicatrices

De lo que guardan las manos sobre el rostro

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es 10-historias-de-mujeres-revolucionarias-que-no-le-ensenaron-en-la-escuela.jpeg

9

Las manos sobre el rostro

De la capucha torturante

Al paliacate más digno

Prometen con su barro el sabor del futuro

Son unas niñas espiando la cazuela

Son los pueblos resguardando su alma.

Las manos sobre el rostro,

Amasarán el pan nuestro de cada día.

Ricardo Landa, México, 12 de julio de 2006

Imágenes de manos sobre el rostro : pintura de Lector; foto de anciana sonriendo:óleo de mujer llorando de Guayasamín; imagenes de cartel con mujeres en lucha.

REVERDECE

REVERDECE

reverdece el palo más chueco y mocho
que echó raíces en el Ché
que olfateó el aroma fuerte del almizcle
que tienen todas las junturas
que se suavizó con el agua y los vientos de la vida

reverdece sin pasar obligado
por la reproducción ampliada
de los circuitos de narcocapital
ni por los rosarios de las buenas conciencias


reverdece nomás porque sí y no por comprar
cuentas de colores o cristales para que lo miren
reverdeció porque le iba bien este color
de rana, iguana, gana,
y si el verde es de locos y locas
bueno será que no lo excluyan
bueno y mejor que le presten verdes y mil verdes
sin dolarizarlo…


verde que te quiero verde
verde viejo
viejo verde
¿a qué horas vas a
-(Efraín Huerta dixit)
Llorar…

 al árbol verde de la vida¨? (Goethe dixit)

Morder

el verde fruto prohibido del saber.

Ricardo Antonio Landa, 13 de junio de 2021

Imágenes: Foto: Beutiful; Claude Monet: nace el sol; Ilustración: Gama de colores

COMO EN FERIA

Tiran al amarillo con tisis,

a la reumática sirvienta negra,

al cobrizo que ara el erial,

al arcoíris de jóvenes que se aman,

al andariego rojo

que saltó su muro,

y a la palidez más pobre

que fallece por un jornal.

No le tiran al blanco banquero,

ni a Blanca Nieves

desde que se casó con el príncipe,

tampoco es su blanco el gobernante pardo,

mientras les sirva.



A la mayoría en pobreza le tiran

si alza la voz,

si levanta la cabeza,

si su mano teje un nudo

con los dedos de los dispersos

y se decide a sostener la rienda

del corcel de la vida justa,

y lo cabalga como Zapata.

Porque entonces ya no atinan:

en vano apuntan

a la veloz jinete

que galopa

en la cresta de los sueños,

esa niña marrón de nuestros ojos,

la que cuando bien mirando, piensa.

COMO EN FERIA

COMO EN FERIA

encapsulada Boligan

 

Ricardo Antonio Landa, 3 de abril de 2019.

Imágenes: Boligan: Encapsulamiento; Sebastian Salgado: en los campos petroleros; Foto periodismo: Chile la última oportunidad; Cartel: Ni con el narco ni con la Guardia Nacional

Abigarrada Bolivia

Abigarrada Bolivia

Nada la gobierna

Esta manchada de mañana a noche

Pero sus obras son amores límpidos

Transparentes lienzos por donde se ve que sus obras

De lavandera

De deshollinadora

La han manchado como la llama que se revuelca

En las tierras cenizas de El Alto.

Nadie la gobierna

Pero ese sombrío manto que porta

Se tejió por manos múltiples

De urdidoras de sueños

Mientras las papas hierben

Y la chicha aguarda volverse

Oleaje de lo recíproco.

Nunca la gobierna

Una sola raza, ¡no son razas, carajo!

Una nación solita de pueblos muchos

Una clase por dominante que haya sido

Y ni las dictaduras la gobiernan

Parece poco decir que no la gobierna el gobierno

Que gobierna turno a turno y cobra por ello

Y fracasa si quiere despojarla de sus mezclas.

Pero a saltos como que se gobierna

Con consensos

Con encuentros y actos comunes nada corrientes

Unos marchan como hormigas y se juntan y gobiernan

Otros bloquean caminos como montañas y se juntan

Tienen cuarteles que son cerros donde mandan

Y tienen fiestas con ruidosos estallidos

Donde danzan polleras con sombreros

Y lo oscuro y lo luminoso los junta

Y hablar les junta porque se escuchan

Porque hablan de lo que saben

Y porque afirman las palabras con los hechos

Mírales convidarse con las despensas cuando hace falta

Les junta como si dijéramos que les autogobierna.

Luego sigue así como es Bolivia

Porque nada la gobierna.

Y qué bueno que sea ella la que a saltitos

Como llama de Los Andes

Arriesgada andariega por los desfiladeros

Abigarradamente

O sea de manera autónoma pero con querencias

Se gobierne para que nada ni nadie la gobierne.

Ricardo Antonio Landa, 24 de mayo de 2016

Imágenes: 1: Ilustración de Los pueblos caminando;  2 Fotos de mujeres aymaras y quechuas bolivianas en la resistencia; y una ilustración con la Wiphala, bandera de los pueblos originarios ancestrales. Sigue leyendo

Brillante Belleza Negra

Brillante Belleza Negra

Negra de humo

Negra de huitlacoche

Negra de historias

con filosas dudas de obsidiana

y la más brillante de las sombras

 

 

Eres escándalo de aromas

hongo de alucinaciones

sabor de ostra

y raíz de ceiba que me levanta

vuelto un tronco con el tacto

 

Si lamo el solear de tus pezones

y pasan tus nalgares como un barco

al ritmo de mi gula

eres singular y propia sólo de ti .

Si beso tu paladar nocturno

nada tengo que agregarte.

 

Y qué  espumas tan extrañas

te cuelgan del cabello

cuando vienes y me horadas y descubres

con los labios y la lengua

vetas y veneros que en mi cuerpo

creó la endemoniada mina del deseo

pero nada ni nadie que te pretenda, te expropia.

Ricardo Antonio Landa 28 de octubre de 2018

Imágenes: Jessica Antola: Africa; madre con hijo y fúsil;  Fotografía Criatura; Mujer en rojo en Pinterest; Las estaciones, arte neoclásico inglés; Paolo Veronese: retrato de mujer Mora.

SON DOS QUE NO SE HAN VISTO

Son dos que no se han visto

llevan los ojos del otro en la nuca

que pintan con tiza al paso del día

 

tienen el tranco largo

para encontrarse pronto

parecen pacientes al decidirse

calculan la resistencia del lazo

 

se trazan con jabón

honduras y salientes

por carta se abrazan interminables

guardan y aspiran su olor entre libros

hay silencios imprevistos

que les secan el río

 

porque piensan que se verán mañana

limpian y eligen flores vino sábanas

sólo que no se han visto

 

la tristeza los ata

 

se extinguen de ceguera

 

viven por verse vistos

 

 

Ricardo Antono Landa, 1 de octubre de 2008

Imágenes: Kenne Gregoire: Intimidad; Thorgerson: Portada de disco Hipgnosis; Giorgio de Chirico: Teseo y Andromáca; Egon Schiele: Amistad; Suzanne Valadon: Adán y Eva .

El sabor de la ceniza

El sabor de la ceniza

camile claudel

Se pega al paladar,

llama a la memoria,

busca su raíz y al fin encuentra

cal, vigas húmedas, la cama de tablas

estrecha al lado de mi madre,

o de mi abuela cuando mi padre regresa

y, como Ulises, hace como que la sirena le habla,

y él, imperturbable, fuma tras de tomar lo suyo,

como si lo mereciera.

Pero siempre un pan nos quita la amargura,

pan chiquito, pero bendito

pan de ceniza sin queso

aunque con nata,

cocol de ajonjolí, regado de anís,

caliente por el brasero

o por los frijoles hervidos con epazote.

Así la vida bien valía la pena.

Las penas con pan son buenas.

 

Y cuando tuve una hermana

Y vivimos lejos de la casa unos meses en la sierra,

también ella pedía su pan

y lo sopeaba en la leche o el atole.

Y nos reíamos viéndola sorber el bolillo.

Más grande que ella, pero más pequeño

que nuestra esperanza de verla

tan plena como creciera.

Y  uno se sube a las nubes

y como papalote rosa de papel de china

inventa un camino para vedar

la pesadilla y el susto de quedarse solo,

sin pan, ni madre, ni abuela, ni hermana.

 

(No escribo sobre mi hermanito, mi amigo el ronco,

Ni de mi maestro-compañero,

porque ellos se fueron un ratito a leer este poema)

Y en ese camino, las huellas que en la ceniza dejo

tienen el sabor del pan duro para el susto

que un día me dio mi abuela

no llore nomás recuerde y ande a jugar

que vive como quisiera.

 

Así sea, así fue, así es y bien vale su huella.

Ricardo Antonio Landa Guevara. 10 de enero de 2018-11de enero de 2020.

Imágenes: Cothe, escultura de Camile Claudel; Kentridge:  padre con niño en brazos; Elefante de chaquira y madera, arte wixárika; Hada, Paula Rego; Casas, S. Modling; Tronco sangrando, dibujo japonés; Luz que la flor muerde, foto internet.

Blog: htps://www.elrojodelalengua,wordpress.com